Páginas

domingo, 4 de diciembre de 2011

Muérdago, come into my life.

Llega el fin de semana, las fiestas se acercan, y como alternativa a las luces, el bullicio y las calles de la ciudad, si se tiene la suerte de que aparezca el sol de diciembre dispuesto a alegrarte el día, bien está enfundarse en una buena prenda de abrigo y acercarse al bosque más cercano, dar un paseo, respirar aire puro, y recoger algunas piñas, por ejemplo, para la decoración navideña. A mí me basta con un ratito para recargar energías... pero para quien pueda, no hay prescripción limitativa de hora...y es 100% curativo, al menos, del mal humor. Enjoy!










3 comentarios:

theROOM dijo...

Y Carrie se hizo campestre! :P
Me chifla la capita! (Estoy atravesando una fase obsesiva con el tartán)

chocolate espeso dijo...

Me encanta tu capacidad de alternar entre las tendencias y lo cotidiano.
Sabes disfrutar de los pequeños detalles y de las grandes obras. Sonríes a la vida lo mismo en la Torre Eiffel que con un pequeño guijarro en tus manos.

tránsito inicial dijo...

Muy bonita sesión de fotos, destaco sin dudarlo la primera y la segunda. Tu capa imprescindible para lograr el resultado logrado.